jueves, 24 de marzo de 2011

Carlos Picornell: (II) “En un año, di cinco vueltas al mundo”.


Carlos Picornell, al que entrevistamos en el 2001, continúa recordándonos sus viajes de negocios por todo el mundo, especialmente en China.

- Tengo entendido que también vivió cierto tiempo fuera, en el extranjero.

- En 1987, nos fuimos a Hong Kong y volvimos cuatro años más tarde. Allí fundamos la empresa Chemos Internatinal Limited Hong Kong que hoy sigue operando con dos filiales en China y otra en India

- ¿Cuánto tiempo ha pasado volando o cuántas vueltas completas dio al Mundo?

- Viajo mucho, siempre en viajes de negocios. El 1997 crucé trece veces el Atlántico. En algunos años, puedo haber dado cuatro o cinco veces la vuelta al mundo. Cuando vivía en Hong Kong, pertenecía al Marco Polo Club de la Catai Pacific, una de las mejores compañías aéreas en servicios, y llegué a hacer 200.000 kilómetros por año.

- ¿Y en qué país le gustaría más vivir?

- Por el trabajo, yo creo que podría vivir en cualquier lugar del mundo. Todo depende de que el trabajo me llene lo más posible. Por calidad de vida, en Mallorca.

- ¿Se acuerda de la isla cuando se halla en cualquier parte del mundo?

- Por supuesto, siempre me acuerdo de Mallorca y de España. Habitualmente, los mallorquines tendemos a comparar los lugares que visitamos con los de nuestra isla. Si, cuando vivía en ella, hubiera pasado penuria o no me hubiera encontrado cómodo, seguramente la hubiera olvidado, porque uno trata de acordarse de las cosas buenas y de olvidar las malas. Pero siempre tuve un gran recuerdo de mi vida en la isla. Hay cosas y lugares que recuerdan por sistema a Mallorca. Por ejemplo, hay trozos de California que rememoran la costa mediterránea, en general. No me extraña que un mallorquín como Fray Junípero se estableciera allí y extrapolase la agricultura mediterránea a aquella zona.

- ¿Se encontró con muchos mallorquines en sus viajes por el mundo?

- La tercera vez que estuve en Filipinas, en Manila, me encontré con unos Picornell. Eran directivos del Grupo Soriano, los de la Cerveza San Miguel, el único que sobrevivió al ataque de los Estados Unidos en su ofensiva en contra de las actividades españolas en Filipinas. Sus orígenes venían de un mallorquín que estaba en la Compañía de Zapadores de Palma y se fue destinado a Filipinas, en 1898. Al repatriar las tropas, se vino a Mallorca. Pero como tenía una novia en Filipinas, se volvió él con sus tres hermanos y dejó una hermana en Mallorca. El que yo conocí, hijo de los inmigrantes, era ingeniero industrial del MIT (Minnesota Institute Technological), el instituto tecnológico más reputado del mundo. En Puerto Rico, hay también una importante comunidad de descendientes mallorquines en los dos pueblos cerca de Ponce, sur de la isla, que cultivaban café, y en San Juan.

Próximamente: (III) Tres años en China

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada