lunes, 3 de enero de 2011

Prólogo de Feliciano Fuster.


En el 2001, cuando acudimos a él para que nos prologara este libro, Feliciano Fuster escribió:

“Santiago Miró es amigo de muchos años, a quien conocí como entrevistador y periodista en Palma, en la época en que ya practicaba la profesión con una loable dosis de agudeza y agresividad. Con él mantuve una relación profesional agridulce, suavizada por su mirada blanda pero penetrante, por su voz limpia, suave y pausada que persuadía de ingenuidad en sus actitudes y de bondad traviesa o algo atravesada que no excluía el conflicto personal, como tampoco un último deseo de conocimiento, equilibrio y amistad.

“Ahora, ambos presumiblemente cargados de una larga vivencia aleccionadora, me pide este prólogo para un libro del que presumo me ha excluido deliberadamente con este fin.

“Cuando me relató la iniciativa que casi había llevado ya a buen término, tengo que aceptar que sentí una clara identificación con el proyecto, con lo que él también debía haber acertadamente contado.

“El autor es un hombre intuitivo, complejo, amable, creador de un clima de confianza que predispone a la confesión, cualidades que utiliza bien y administra mejor.

“Por abarcar personas de nuestra micro-geografía que nacieron en un periodo que cubre casi medio siglo, el libro supone un indudable valor añadido a la entrevista individual, por la apreciable evolución social, que trasciende de su sencillez narrativa.

“Consecuencia del clima de sosiego en que trascurre el diálogo, el entrevistador propicia una profunda sinceridad rayana en la confidencialidad.

“Le entrevista puede parecer ausente de esquema, pero es suelta, es cómoda, es distendida. El libro resulta especialmente ameno y con tintes diferenciadores, aunque a veces sobreimpresos que acaban implantando una línea argumental complementaria, por mor de la transparentada transformación en el tiempo de las islas y sus nativos.

“En una entrevista más elaborada, en un planteamiento dirigido a la interlocución polarizada, más monológica, pienso que este importante efecto hubiera quedado menos patente.

“Una circunstancia que debe contribuir a crear una buena atmósfera de diálogo franco y abierto puede acaso atribuirse al hecho de ser Miró, a su vez isleño, en Madrid, facilitando la compresión y aprehensión de aspectos o situaciones tanto más por compartidas que transmitidas.

“La sucesión de las entrevistas de mayor a menor edad favorece la ubicación del entrevistado, el análisis comparativo, y enfatiza el impacto de los cambios ocurridos en el tiempo, todo lo cual permite la aparición de las islas como protagonista.

“La relación personal y profesional entre los isleños en Madrid es infrecuente pero se da, y en ella aparecen indiscutibles afinidades. Se pone de relieve el mimetismo del hombre de las islas cuando decide instalarse en otro ambiente, evidencia su cualidad adaptativa históricamente demostrada.

“Desde el canónigo Gayá, nacido en 1913 en Felanitx, a Pilar Serra, enfermera nacida en 1956 en San Francisc Xavier, discurre una sucesión de treinta personajes de sumo interés individual, descriptivos de la abrupta transformación de entorno balear en este tracto.

“El número de hermanos y de hijos, las profesiones, las condiciones de vida, las oportunidades, los objetivos, las aficiones, destilan un cambio casi súbito, a la vez que profundo, en las actitudes ante la familia, la religión, la valoración del entorno, las prioridades, en suma, del hombre balear, apto para la aventura de medir sus fuerzas en un entorno no fácil (no mucho más fácil que el de los emigrantes a otras latitudes), en una ciudad donde pugnan las ambiciones y en donde el espacio vital tiene que ser duramente ganado y defendido.

“No voy a mencionar específicamente a ningún actor (algunos de ellos muy apreciados). Es un propósito de neutralidad y sumisión a un papel de mero presentador de la obra, pero no puedo dejar de manifestar mi respeto y admiración a esta selección de isleños de todas las islas de nuestro privilegiado archipiélago.

“Todos, no solamente los más maduros, concurren en la añoranza de unas islas más tranquilas, con menos tráfico, con menos gente, más sosegadas, menos hormigonadas y más transparentes al cielo y al mar.

“Gracias, amigo Miró, por esta entrañable aportación que ha permitido que estos esforzados hijos de estas islas nos hayan narrado sus inquietudes y afanes, precedente valioso para una ósmosis cada vez mayor con la península, contribución a la mejor integración de nuestras capacidades y nuestra diversidad, para alcanzar, a través de una más amplia culminación de nuestras vocaciones, cotas más altas de cultura y calidad de vida”.

Feliciano Fuster Jaume, ex isleño en Madrid.

-----------------------------------
Feliciano Fuster fue presidente ejecutivo de ENDESA, de GESA, de UNESA, de ENHER, vicepresidente de IBERIA, de TENEO, de AGBAR, de Sevillana de Electricidad, Consejero de Red Eléctrica de España, miembro del Committee of Fusion-Industry de la DG XII de la Comunidad, de Económica Europea, presidente de European Advisory Group of Fusion-Industry, ingeniero Jefe del Ayuntamiento de Palma de Mallorca, Director Técnico de la Empresa Municipal de Aguas y Alcantarillado de Palma de Mallorca EMAYA.

Actualmente es presidente del Consejo Asesor de Endesa, consejero de Cementos Portland Valderribas, S. A., doctor Honoris Causa por la Universidad de las Islas Baleares, presidente del Consejo Social de la U.I.B., miembro numerario de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Palma de Mallorca, S.A, y presidente de la Fundación para la Investigación de la Medicina Aplicada C.I.M.A.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada