lunes, 31 de enero de 2011

Bartolomé Escandell Bonet. (II) Músico en la Banda


Banda de música de Ibiza antes de la llegada del turismo.

- ¿Cómo ve usted la isla de Ibiza en la época que precedió al turismo?

- Con una enorme nostalgia y añoranza. Era una Ibiza pequeña y entrañable, en donde todo transcurría a un ritmo muy pausado y todos nos conocíamos: sus costumbres, su paseo por el puerto, sus conciertos dominicales de la banda municipal. Por cierto, yo fui también músico. Tocaba el clarinete en esta banda que la Guerra Civil prácticamente disolvió. Un concejal, Manuel Verdera, padre de Evelio Verdera, catedrático de derecho mercantil que fue rector del Cesar Carlos y del Colegio español en Bolonia, quiso recomponer aquella banda desaparecida. También he practicado por mi cuenta el violín y el piano. Aquella Ibiza era un encanto, algo que uno ve entre sueños y durante toda mi vida he tenido que añorarla. Estos son mis recuerdos de la isla, unos recuerdos entrañables de una Ibiza muy casera.

- ¿Cuándo se inició el cambio, con el turismo?

- No hay un punto de referencia. Fue muy paulatino e in crescendo hasta el boom actual. Digamos que los años 60 pueden ser un hito de avance y de invasión un poco desbordante en que todo tuvo que adaptarse a lo que sería la primera industria del país: la exportación invisible del sol y la de las playas. En esta Ibiza en la que uno vuelve, se encuentran cada vez más cosas nuevas y más caras que desconocemos. De manera que uno se convierte un poco como forastero en su propia tierra. Pero todo ello es positivo y aprecio el enorme desarrollo que ha experimentado la isla. Sería impensable que aquella Ibiza hubiera pervivido porque significaría que se había detenido, lo que uno no desea, sino que el progreso continúe. Aunque con él se pierden muchas cosas, como el paisaje, al crecer tan anárquicamente... Cuando las necesidades desbordan los ritmos normales de crecimiento, el paisaje siempre sufre.

- Una palabra ha nacido con este cambio: la "balearización", un ejemplo a no seguir.

- Bueno, sí, claro, pero no es una palabra exclusivamente nuestra. En toda España se han hecho barrabasadas. Se han cubierto unas primeras líneas de playas, se han cometido atentados contra la naturaleza, contra el gusto estético, etcétera. Yo no emplearía esta palabra como término exportable al ser común esta pérdida del entorno y ese deterioro del paisaje por efecto de las urbanizaciones que han ido buscando exclusivamente beneficios. La "balearización" es general en todo el Mediterráneo y en tantos otros sitios.

- De Ibiza procede el que fuera Ministro de Asuntos Exteriores, Abel Matutes...

- Matutes es un hombre de empuje, con una enorme capacidad de trabajo. Pero de las personas vivas prefiero no opinar.

Mañana: (III) Fundador del Centro de Estudios Inquisitoriales

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada