martes, 11 de enero de 2011

José Torres Riera. (II) Una vida dedicada al espacio.


Accesos a INTA, en Torrejón de Ardoz.

- Usted termina su carrera en 1966. Pero no se queda en Madrid.

- Fui a Barcelona, en donde trabajé en el aeropuerto del Prat, en la estación de radares de aproximación de tráfico. A los dos años de estar ahí, me llamaron del INTA, en donde había otros compañeros de promoción, y decidí volver a Madrid, en donde terminé la licenciatura en Ciencias Físicas. Desde entonces, después de un paréntesis de cinco años, del 1984 a 1989, en que estuve en Holanda, en la Agencia Espacial Europea, trabajo en este Instituto.

- ¿Para qué se desplazó a Holanda?

- Con los años de experiencia que ya tenía, trabajé en Comunicaciones Espaciales, la misma rama en la que estaba en el INTA. Así que no hubo un cambio sustancial de actividades. Me volví en el año 1989, casi también a la misma actividad donde estaba antes: en el tema de proyectos espaciales. Exceptuando los dos años de Barcelona, toda mi vida profesional la he dedicado al espacio. Y he participado en cantidad de proyectos de todo tipo, tanto españoles como europeos.

- ¿España tiene muchos proyectos espaciales?

- Cuenta con una industria apreciable, no solo en el INTA sino también en las industrias del sector. Construcciones aeronáuticas como Indra, Sener, Crisa... Hay un grupo de empresas que ha surgido en los años setenta, cuando el sector espacial empezó a tener más impulso, y que están a la altura de otras europeas del sector, completamente competitivas. Quitando el presupuesto nacional del espacio que es minoritario en cuanto a fondos, aquí hay que competir con todos los países europeos para ganar contratos de la ESA (Agencia Espacial Europea). Por tanto, las empresas españolas de este sector y el INTA también tienen que ser competitivas.

- ¿Colaboran dichas empresas con los proyectos europeos?

- Los grandes proyectos siempre son consorcios europeos e internacionales.

- ¿Estamos en igualdad de condiciones con respecto a los proyectos norteamericanos?

- Estados Unidos es el líder en muchos campos y muchas áreas del conocimiento, incluido el espacial. Europa, Japón y otros países industrializados, siempre vamos un poco a remolque de lo que marcan los Estados Unidos, en concreto, la Nasa. Pero Europa tiene sectores que se han hecho un puesto en este mercado y que resultan competitivos con los Estados Unidos, como puede ser el mercado de Ariane que compite con los lanzadores americanos y tiene actualmente un cincuenta por ciento en el mercado mundial de lanzamiento de satélites. Se trata de un consorcio europeo, de la sociedad Ariane Space constituida por varios países, entre ellos España, por medio de Construcciones Aeronáuticas. Es un lanzador totalmente competitivo en el mundo. En este sentido, Europa, en el lanzamiento de satélites comerciales, le ha ganado la carrera a Estados Unidos.

- ¿De qué manera contribuye España en ese proyecto?

- Con una cuota cifrada en unos 15.000 millones de pesetas al año a la Esa, cantidad que tiene que revertir en contratos a la industria española. Aporta equipos, infraestructura y partes mecánicas en todas las áreas de la tecnología.

- ¿Somos especialistas en algo?

- En concreto, el INTA se especializó básicamente en antenas para satélites de telemetría y telemando. Construcciones Aeronáuticas es totalmente competitiva en estructura, con nuevos materiales como fibra de carbón, en antenas de reflector. La industria Sener es totalmente competitiva en mecanismo e ingeniería en general; Indra lo es en el segmento terreno, en estaciones de tierra; Crisa, en unidades de potencia. Luego hay otras empresas más pequeñas como pueden ser Rymsa, especialista en antenas; GMV, expertos en mecánica de vuelo, etcétera.

Mañana: (III). Veo el futuro espacial con optimismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada