jueves, 3 de febrero de 2011

(y V) La gente de poder económico no suele tener preocupaciones intelectuales.


Bartolomé Escandell, frente a la imagen de Ibiza.

- ¿Y qué hacer cuando las divisas y el dinero se convierten en la principal preocupación de la gente, desconocedoras de la historia y de la tradición?

- Efectivamente, vivimos en una época hedonista y consumista en la que las prioridades pueden no ser intelectuales. Normalmente las fortunas difícilmente se emplean en promocionar empresas humanísticas, sino en la ostentación, en la compra de bienes superfluos, en figurar en la sociedad y en crearse ambientes... En este sentido, es poco esperable que los que tienen bienes económicos los canalicen hacia una promoción intelectual, cultural y humanística. El dinero se suele emplear en el consumismo que es la vida muelle. Y la gente con poder económico no suele tener preocupaciones intelectuales. Lo habitual es otra cosa. Aunque siempre hay mecenas que son de agradecer

- ¿Tiene usted la idea de volver a Ibiza para quedarse definitivamente en ella?

- La visito dos o tres veces al año. Jamás he dejado de ir, no sólo para pasar los meses de julio y agosto, en las vacaciones académicas, sino, en ocasiones, por Semana Santa y Navidad, sobre todo cuando mis padres vivían. Allí tenemos, tanto yo como mi mujer, ibicenca, casa y bienes. No pienso quedarme en ella porque mi hija y mi familia más cercana habitan en Madrid. Somos ibicencos hasta la médula pero nuestra vida está aquí. Y no es normal que dejáramos esto para vivir en la isla para siempre.

- Cuando usted se muera ¿en dónde le gustaría que le enterraran?

- Nosotros tenemos una capilla familiar en el cementerio de Ibiza en la que están enterrados todos mis antepasados, aunque mi familia de Madrid tiene igualmente su parcela, por lo que no tengo preferencias especiales.

Próximamente: Vicente Torres Sirerol. Viajero empedernido del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada