domingo, 13 de febrero de 2011

Manuel Elices Calafat. Catedrático y director del departamento de Ciencia de Materiales en la Politécnica de Madrid.


Manuel Elices, impartiendo clase en la Politécnica de Madrid.


Nace el 2 de abril de 1938, en Mahón, en plena Guerra Civil. Se cría en Menorca de la que no sale hasta que tiene que pasar su examen de reválida de bachillerato, en Barcelona. Es hijo único y sus padres le apoyan en todo momento. Se desplazan con él a Madrid, en donde estudiará Ingeniería. Saca el número 1 de la Promoción de Ingenieros de Caminos, en 1963, y se licencia, un año más tarde, en Ciencias Físicas, con sobresaliente. En 1966, consigue el doctorado en Ingeniería, con sobresaliente Cum Laude y Premio Extraordinario.

Nombrado Doctor Honoris Causa por la Universidad de Navarra y por la de Carlos III, es el único balear que forma parte como Académico de número de la Real Academia de Ciencias Exactas, Física y Naturales. Miembro de la Academia Europea y académico de número de la Academia de Ingeniería, desde 1995, es el promotor y director de la carrera Ingeniero de Materiales de la Universidad Politécnica de Madrid. Dirige el Departamento de Ciencia de Materiales y crea el Grupo Español de Fractura. Posee innumerables condecoraciones y premios como la Medalla de Honor del Colegio de Ingenieros de Caminos (1995), la Medalla de Oro de la Real Sociedad Española de Física (2006), el Premio Ramón Llull (2000) y el Ministerio de Educación y Ciencia le otorga el máximo reconocimiento con el Premio Nacional de Ciencia y Tecnología, Leonardo Torres Quevedo (1998). Desde el 2004, es Académico de la National Academy of Engineering (de momento el único ingeniero español) y, desde 2008, Académico de la Real Academia de Doctores de España.

Pero Manuel Elices sigue siendo un menorquín que añora su isla y el mar que la rodea. En 1994, recibe la Medalla de Oro de la Ciudad de Mahón. Y, entre sus hobbies, sobresale el de la fotografía submarina. Las paredes de su despacho y de su departamento están decoradas con hermosas vistas y paisajes del fondo del Mediterráneo que él mismo ha captado en sus horas de ocio.

Ha colaborado en Universidades de Europa, América y Asia. Ha cosechado premios nacionales e internacionales y ha trabajado en diversos campos (Física, Química e Ingeniería). Sus actividades se reflejan en trescientos artículos y en diez libros publicados, habiendo colaborado en otros ocho. Elices ha ido más allá de la docencia y de la investigación, habiendo realizado una labor creativa con contribuciones significativas al progreso de la ciencia. Le entrevistamos en julio de 1998, en su despacho de la Universidad.

- ¿Cómo fue su infancia y adolescencia, en Menorca?

- Nací en Mahón. Viví muy feliz, en Alayor, con mis padres, desde los tres hasta los nueve años. Después, nos trasladamos a Mahón para que pudiera estudiar el bachillerato. Cursé el bachillerato con buenas notas y mis padres decidieron apoyarme para que estudiara una carrera universitaria de ingeniería en Madrid.

- ¿Tenía usted claro qué ingeniería iba a estudiar?

- Al principio, no. Tenía predilección por la Física, las Matemáticas y sus aplicaciones. Creo que fue la herencia de los magníficos profesores que tuve en el Instituto de Enseñanza Media de Mahón. Llegué a Madrid con una beca para estudiar Ingeniero Aeronáutico, de dos o tres mil pesetas al año, que era más una ayuda moral que económica. Al poco tiempo, después de varias conversaciones que tuve con profesores y compañeros, decidí estudiar Ingeniero de Caminos en la única escuela abierta en aquella época en España.

(Mañana, continuará: (II) Número 1 de la promoción.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada