viernes, 8 de julio de 2011

Jaime Villa Vega (IV) “Me retiro, pero no del todo”.


- Dejemos la fabricación de coches y volvamos a su historia profesional que es la quenos interesa. Parece ser que, dentro de la Marina, usted ha sido, durante muchos años, una de las personas más incombustibles.

- Desde 1962, he visto desfilar a muchísima gente en la profesión. La Marina Mercante Española se ha ido al traste por muchas razones que sería largo enumerar aquí, y como consecuencia de ello, un gran número de armadores y directivos de las empresas también han desaparecido. Yo he tenido la suerte de resistir a todos los avatares, lo que me produce una especial satisfacción, pero llega el momento de la retirada por razón de edad y porque hay que dar paso a sangre más joven.

- ¿Una retirada definitiva?

- UECC me ha pedido que siga durante unos años como asesor de la compañía, lo cual es para mí un honor y además creo que es mejor no cortar de golpe con una vida muy activa. Con gran frecuencia estoy viajando y manteniendo reuniones internacionales y creo que el cortar de raíz no es bueno. Afortunadamente, tengo muchos hobbies: tenis, guitarra (de la que soy muy mediocre, aunque me las doy de cantar bien), y, sobre todo, acierto especialmente en el arte de hacer paellas. Modestia aparte, me considero una figura (pese a quien pese). Como podrá ver, tengo abuela.

- ¿Qué otras aficiones tiene usted?

- Soy cazador y me encanta tanto la perdiz como la caza mayor. Y, como soy un tanto fanfarrón, digo que soy muy buen jugador de tenis. Aunque debo aclarar que no soy tan bueno como mi paisano y amigo Carlos Moyá. Todos los días hago algo de gimnasia. Me encanta buscar setas así como hacer todo lo que sea al aire libre. Afortunadamente, tengo bastantes aficiones.

- ¿E hijos?

- Tuve cinco y murieron dos. Me queda Mamen, que es controladora en Málaga; Alejandro, que es ingeniero naval, y Kiko, que es licenciado en empresariales. Fui viudo durante diez años y me he vuelto a casar. De mi primer matrimonio, mi mujer me aportó una hija, Montañita, que es una muy buena abogada.

- ¿Su segundo matrimonio fue acaso con una mallorquina?

- No, con una cacereña. Y, naturalmente, se llama María Montaña por aquello de la Virgen de la Montaña, patrona de Cáceres. Tampoco mi primera mujer, que murió, era mallorquina, sino asturiana. Era muy típico entre los marinos mercantes casarse con asturianas porque, en aquellos tiempos, existía en España una importante flota carbonera que cargaba en Avilés, Guijón y San Esteban de Pravia, y pasábamos muchos días en aquella tierra.

- ¿Ha pensado ya quién le va a sustituir?

- Mi hijo Alejandro, que ya lleva bastantes años en la empresa. Afortunadamente, en UECC Norway están encantados con él.

- ¿Qué idiomas habla usted, aparte del castellano y el mallorquín?

- El inglés, que es el que uso casi todo el día en mi trabajo, el italiano, el francés y el portugués. Desgraciadamente, no hablo alemán.

El contrato en la actualidad, según Alejandro Villa, hijo de Jaime que tomó su relevo, tiene una duración mínima de dos años. Los buques de UECC realizarán salidas semanales desde Tarragona a Livorno y Civitavecchia. Estos barcos tienen una capacidad de transporte que oscila entre 2.500 y 3.000 vehículos. Los buques de la compañía están consignados por Bergé Marítima, agente general de UECC en España, y operan en Carport Tarragona, terminal que también pertenece al grupo Bergé.Rutas por toda Europa UECC, compañía de origen noruego, se estableció en España en el año 1990. UECC dispone en la actualidad de una flota de 19 “car carriers” diseñados y adaptados para operar las diferentes rutas que la compañía tiene por Europa, aceptando turismos, camiones y cargas pesadas. Según la página web de la naviera, 11 de estos buques son de su propiedad y los ocho restantes operan bajo contratos chárter. El interior de estos los mismos está diseñado de forma que se obtiene la máxima flexibilidad en las operaciones y se garantiza el menor daño posible a los vehículos durante el transporte. Las líneas de UECC cubren toda Europa, desde el mar Negro hasta el mar Báltico, pasando por el mar Mediterráneo y el océano Atlántico.

Mañana: Jaime Villa Vega (y V) “Mi mundo se ha vuelto algo más ancho que Mallorca”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada