viernes, 22 de abril de 2011

Miguel Tugores: (III) Dionís, consulado de Pollensa en Madrid.


José Luis Armentia presenta sus "Duerpos sin rostro" en la Galería Dionís.


- Evidentemente, y por los lugares en donde se mueve, tiene usted una vena de marchante de arte. Pero, siga. Le escuchamos.

- En Madrid, compro un local. Dionís Bennassar era la negación de una galería de arte. Y lo convertí en un local moderno en el que se puede visitar la casa de un coleccionista. Es como el consulado de Pollensa en Madrid. Abajo hay una exposición que cambia cada mes. Esto es un espacio y un punto de encuentro en donde se gestiona un hotel para unos mallorquines que están de paso, un médico, o se les aconseja cómo moverse por Madrid. Al principio, solía decir que me comprometía a llevar a cualquier isleño desconocido hasta al aeropuerto, con tal de hablar un poco en mallorquín con él.

- ¿Cómo nació esta galería?

- Tras varios años en Madrid, no estaba satisfecho de cómo me iba haciendo castellano y dejaba de ser mallorquín. Cada vez tenía menos contacto con mi lengua nativa y mi cultura de las islas. Así que, cuando salió la posibilidad de crear esta galería, me sentí de nuevo mallorquín en activo y un madrileño ligado al mundo de la cultura madrileña. Ahora practico el mallorquín y hablo telefóncamente con Mallorca prácticamente todos los días del año. O sea que, en Madrid, sigo teniendo mi cordón umbilical unido a Mallorca a través del arte plástico: escultores y pintores.

- ¿Y recibe visitas de mallorquines?

- Sólo algunos de ellos. Tampoco hay demasiados. En el Hogar Balear son unos cuatrocientos. Pero no son como los catalanes, que llegan a más de 350.000, están censados en Madrid y cuentan con su propia asociación. Aquí hacemos siempre las recepciones o las fiestas de inauguración con productos de las islas: sobrasada, una copita de hierbas, palo... Un setenta por ciento de exposiciones que organizamos son de artistas de las islas o que viven en ella. Y tienen aceptación, aunque los primeros años comencé de cero porque no los conocían. Hoy, ya hay artistas isleños que cuentan con su mercado en Madrid. Toni Dionís, por ejemplo, un pintor pollensino, habrá vendido ochenta o noventa cuadros a madrileños.

- Luego deja usted su trabajo en Televisión Española y se dedica al arte más a fondo.

- Me prejubilé, en efecto, gracias a lo cual he podido montar la ferias de Arte de Galerías Españolas. En la IV edición, celebrada en el Palacio de Congresos de Madrid se presentaron obras de medio millar de artistas jóvenes, veteranos y militantes de las vanguardias históricas, a través de cuarenta galerías. Uno centenar de ellos representaban a las Baleares, el mayor contingente de creadores que llegaban a Madrid al mismo tiempo para disputarse el mercado.

Mañana: Miguel Tugores. (IV) “El arte es la segunda mayor fuente de ingresos de Mallorca”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada