jueves, 2 de junio de 2011

O. Aguilera (IV) Licenciado en Ciencias de la Información.


Facultad de Ciencias de la Información, en la Complutense.



- Entre 1985 y 1986 abandona usted la isla para residir habitualmente en Madrid. ¿Por qué lo hizo?

- Cuando abrieron la Facultad de Periodismo del Estado yo trabajaba en el “Diario de Mallorca” y me apunté como alumno libre, debiendo acudir a clases los sábados. Hice dos cursos y lo dejé. Hasta que salió una convocatoria especial para periodistas. Era para poder convalidar el título por la Licencia de Ciencias de Información. Yo ya era periodista, con veinticinco años de experiencia, licenciado en Filosofía y Letras y Maestro de Escuela y me lo convalidaron todo. Pero lo que no me habían explicado era que debía hacer una tesina o un examen de reválida. Y opté por ésta. Así que me desplacé a Madrid y me sometí, como un centenar de periodistas que nos presentamos. En una segunda prueba, sólo pasamos dos: el presidente de la Asociación de Ciudad Real, corresponsal de Televisión Española, y este pobre desgraciado que venía de Mallorca. Fui el primer periodista con el título antiguo de carnet de la Escuela, convalidado por la Licenciatura en Ciencias de la Información. Luego, el presidente del Tribunal, José Luis Martínez Albertos, Director de este Departamento que había vivido en Inca y me conocía más a mí que yo a él, me animó para que hiciera el doctorado.

- Para lo cual precisó dos años más de teoría ¿No estaba ya cansado y harto de tantas pruebas y exámenes?

- La verdad es que me dieron muchas facilidades e hice la tesis siendo director del “Baleares”. El título de la misma era “Función y disfunción del mensaje periodístico en relación con la libertad de los receptores”. Seguramente era el primer director de un diario que leía una tesis doctoral. Todo coincidió con que mi hija mayor tenía que comenzar una carrera de Matemáticas, en Palma, cuando la Universidad Balear estaba en sus inicios. Podía hacer el primer curso y pasar luego a Barcelona. Pero pensé que era mejor empezar y terminar todo en Madrid, mientras yo buscaba una plaza en la Facultad de Información. Así que comencé a vivir un poco a caballo entre Madrid y Palma, a la que me desplazaba los fines de semana para dirigir “El Lunes”. Hasta que entré como profesor y ya vino toda la familia.

- ¿Cuántos hijos tiene?

- Tres. La mayor es profesora de Matemáticas del Instituto de Mósteles y se casó con un madrileño. El segundo vive en Palma.

- ¿El único que vive permanentemente en la isla?

- Cuando terminó la carrera de Ciencias Políticas en Madrid, quiso quedarse en la isla. Es muy mallorquinista y escribe poesía en mallorquín.


Mañana: (y V) Escritor de libros

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada