martes, 31 de mayo de 2011

Octavio Aguilera Perelló. Maestro, periodista y ex profesor de la Facultad de Ciencias de la Información de la Complutense.


El 3 de marzo de 1937, en plena Guerra Civil, nace Octavio Aguilera en Palma de Mallorc. Dicen que llegó a este mundo con una pluma en la mano. Su padre fue uno de los primeros taxistas que circulaban por la ciudad con taxímetro y él conocía la ciudad de punta a punta, así como todos sus atajos y vericuetos A los 17 años, comienza a escribir sobre todo tipo de deportes. Lo hace en “Mallorca Deportiva”. Luego, pasa al “Diario de Mallorca” en donde confecciona artículos mientras se saca el título de Maestro y el de Licenciado en Filosofía y Letras. Ejerció el periodismo de calle y el de mesa durante casi tres décadas y era el clásico “cúbrelo todo”, pasando por todas las secciones, desde barrer la redacción a dirigirla personalmente. Y, en sus ratos libres, ejercía de escritor de relatos.

En 1985, convalida el título de periodista, sacado en la Escuela de Periodismo de la Iglesia, por la licencia de Ciencias de la Información y cambia de escenario, desplazándose a Madrid. Es el primer mallorquín con el título de doctor de Ciencias de la Información e imparte clases en la Facultad de la Universidad Complutense hasta su jubilación anticipadamente, a finales del 2002. Ha escrito diversos libros de ensayo, poesía y cuentos, y ha ganado varios premios literarios. Le entrevistamos un año antes de retirarse, cuando todavía daba clases en la universidad.

- Comencemos por el principio, por su infancia en Palma de Mallorca.

- Recuerdo los años difíciles de la post-guerra en los que, sin embargo, la gente estaba alegre y era muy divertida. No sé si sería por lo del refrán de “Quien canta, su mal espanta”, pero todo el mundo cantaba. Sin embargo, el racionamiento era muy estricto y la comida muy escasa. Ibas con un cuponcito a la tienda y comías un pan negro que era apreciado. El pan blanco fue una novedad. Fueron años muy duros. Recuerdo que iba a comprar la pasta de sopa de estraperlo en la calle de los Olmos.

- ¿En dónde cursó sus estudios?

- Estudié en un Liceo Español que ya no existe. Y cuando terminé el COU, me contrataron para dar clases. Yo quería hacer Filosofía y Letras pero en Palma no había Universidad. Así que me conformé con el Magisterio, lo único que podíamos estudiar entonces. Aproveché que un hermano mío más joven era alumno de esta Escuela, y me apunté como alumno libre con sus libros. Al mismo tiempo, daba algunas clases y ejercí de periodista en el “Diario de Mallorca”. Me matriculé de tres cursos con Rafael Perelló Paradelo, que fue crítico de arte, y terminamos en dos años.

- Tengo entendido que, a su paso por la Escuela de Periodismo de la Iglesia, en Madrid, fue igualmente conocido por su rapidez.

- Josep Meliá se jactaba de haber hecho la carrera de periodismo en un año. Pero yo la hice, efectivamente, en cinco meses exactos. En aquel tiempo ya era Licenciado en Filosofía y Letras, maestro, y llevaba treinta años ejerciendo el periodismo. Antes de cerrar esta Escuela, convocaron los últimos exámenes. Hubo unos extraordinarios en febrero y luego, en junio, los normales. Así que estuve preparándome entre febrero y junio. Y no presenté la tesina porque no pensaba que, en esos cinco meses, aprobaría la carrera entera. Luego, provisto de una máquina de escribir portátil, me dirigí a Oviedo en donde la redacté. Y, en septiembre, la presenté.

Mañana (II) Su paso por la prensa mallorquina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada